Un Dolç Univers

Cómo hornear un bizcocho

En esta fotografía os muestro un bizcocho que ha quedado correctamente horneado (está doradito y ha subido de forma homogénea, con una montaña central):

Todos nos hemos preguntado en más de una ocasión cual es la mejor forma de hacer un buen bizcocho. Cualquier bizcocho siempre nos saldrá mejor con la función turbo o aire caliente envolvente, de esta forma el ventilador se encarga de repartir uniformemente el calor por el interior del horno.

Si no disponeis de esta función – actualmente presente en casi todos los hornos modernos- intentaremos hornear los bizcochos sólo con el calor de la parte inferior (teniendo en cuenta que en muchos hornos clásicos o antiguos este calor es insuficiente).

Idelamente los bizcochos los colocaremos con la rejilla en la mitag geométrica del horno con el fin de que la cocción sea uniforme. Será muy importante también el tipo de molde que se utilice. Si es demasiado alto puede ocurrir que con la rejilla en la mitad del horno se queme la masa por la parte superior.

En ese caso colocaríamos la rejilla más abajo e iríamos vigilando para evitar que el bizcocho se queme en su base. Es cuestión, por tanto, de valorar el tipo de molde y sobretodo conocer nuestro horno y adaptarse a él. Lamentablemente el mío es de los hornos clásicos y he tenido que irme amoldando a su temperatura.

Consejos prácticos

A modo de consejo es recomendable utilizar un termómetro de horno, para conocer de forma fiable cuál es la temperatura verdadera a la que estamos trabajando. Estos termómetros se pueden colocar directamente en la rejilla del horno, preferiblemente hacia la mitad del mismo, ni muy arriba ni muy abajo, para no supra ni infraestimar la temperatura de horneado.

Son bastante económicos y vale la pena tener uno en casa (aquí teneis dos modelos de muestra (el mío es el de más abajo), por poco más de 13 euros):

No hay que abrir nunca el horno mientras el bizcocho está subiendo. La diferencia de temperatura lo hará bajar. Cuando falten sólo unos minutos y el bizcocho se haya dorado ya podríamos abrir el horno.

Es muy útil el clásico método de verificación del grado de cocción del bizcocho con un palillo (o brocheta de madera o metal). Se clava en el centro del bizcocho y si aún sale un poco húmedo esperamos un poco más.

Utilizad moldes antiadherentes o de silicona para hornear los bizcochos, preferiblemente untándolos con productos antiadherentes específicos para repostería que evitarán que se enganche el bizcocho a las paredes del recipiente (si no disponeis de estos productos, valdrían la clásica mantequilla o aceite).

Idealmente, una vez horneado retiramos el bizcocho del horno y lo dejamos reposar 10 minutos sobre una rejilla de horno a temperatura ambiente. Después desmoldamos. No hay que esperar a que esté completamente frío porque costará mucho más. Además, dejar enfriar un bizcocho dentro del molde puede hacer que el calor residual que contiene lo reseque.

Posibles problemas con la temperatura del horno

Cómo hornear un bizcocho

En esta fotografía os muestro un bizcocho que ha quedado correctamente horneado (está doradito y ha subido de forma homogénea, con una montaña central):

Todos nos hemos preguntado en más de una ocasión cual es la mejor forma de hacer un buen bizcocho. Cualquier bizcocho siempre nos saldrá mejor con la función turbo o aire caliente envolvente, de esta forma el ventilador se encarga de repartir uniformemente el calor por el interior del horno.

Si no disponeis de esta función – actualmente presente en casi todos los hornos modernos- intentaremos hornear los bizcochos sólo con el calor de la parte inferior (teniendo en cuenta que en muchos hornos clásicos o antiguos este calor es insuficiente).

Idelamente los bizcochos los colocaremos con la rejilla en la mitag geométrica del horno con el fin de que la cocción sea uniforme. Será muy importante también el tipo de molde que se utilice. Si es demasiado alto puede ocurrir que con la rejilla en la mitad del horno se queme la masa por la parte superior.

En ese caso colocaríamos la rejilla más abajo e iríamos vigilando para evitar que el bizcocho se queme en su base. Es cuestión, por tanto, de valorar el tipo de molde y sobretodo conocer nuestro horno y adaptarse a él. Lamentablemente el mío es de los hornos clásicos y he tenido que irme amoldando a su temperatura.

Consejos prácticos

A modo de consejo es recomendable utilizar un termómetro de horno, para conocer de forma fiable cuál es la temperatura verdadera a la que estamos trabajando. Estos termómetros se pueden colocar directamente en la rejilla del horno, preferiblemente hacia la mitad del mismo, ni muy arriba ni muy abajo, para no supra ni infraestimar la temperatura de horneado.

Son bastante económicos y vale la pena tener uno en casa (aquí teneis dos modelos de muestra (el mío es el de más abajo), por poco más de 13 euros):

No hay que abrir nunca el horno mientras el bizcocho está subiendo. La diferencia de temperatura lo hará bajar. Cuando falten sólo unos minutos y el bizcocho se haya dorado ya podríamos abrir el horno.

Es muy útil el clásico método de verificación del grado de cocción del bizcocho con un palillo (o brocheta de madera o metal). Se clava en el centro del bizcocho y si aún sale un poco húmedo esperamos un poco más.

Utilizad moldes antiadherentes o de silicona para hornear los bizcochos, preferiblemente untándolos con productos antiadherentes específicos para repostería que evitarán que se enganche el bizcocho a las paredes del recipiente (si no disponeis de estos productos, valdrían la clásica mantequilla o aceite).

Idealmente, una vez horneado retiramos el bizcocho del horno y lo dejamos reposar 10 minutos sobre una rejilla de horno a temperatura ambiente. Después desmoldamos. No hay que esperar a que esté completamente frío porque costará mucho más. Además, dejar enfriar un bizcocho dentro del molde puede hacer que el calor residual que contiene lo reseque.

Posibles problemas con la temperatura del horno


Imprimir Receta

¿Te gusta esta receta? Compartir con sus amigos!


No comments yet.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2012 Un Dolç Univers. producido por Tenerife Blogger.