Un Dolç Univers

Rainbow cheesecake

Un cheesecake multicolor precioso

Cuando vi la receta del cheesecake del post de hoy supe que tenía que hacerla. La idea de hacer un rainbow cake con queso me pareció muy original. Y es que me chiflan los  tonos arcoiris :). La consistencia de la tarta es muy suave y cada capa tiene un sabor distinto ya que está aromatizada en función del color. La elaboración de esta tarta hay que dividirla en dos partes: elaborar la base y elaborar el cheesecake propiamente dicho, para lo cual necesitaremos 2 moldes distintos.

A mayor aumento detalle del bonito colorido

La base de la tarta es una receta de un «sponge cake», un bizcocho originario de Reino Unido que sirve como base para realizar otras tartas o simplemente puede comerse solo. Típicamente un «sponge cake» no lleva coberturas ni frostings cuando se toma sólo, únicamente se puede espolvorear por encima un poco de azúcar glas. La receta del bizcocho que sirve como base de la tarta y la receta del cheesecake son del blog de bake-a-boo. Yo lo hice todo duplicando cantidades, pues quería un tamaño mayor al de su receta por lo que los tamaños de cada molde son distintos a los de la receta original.

Ingredientes para el Vanilla Sponge Cake (molde de 26cm):

  • 200g de harina
  • 44g de aceite de oliva virgen
  • 44g de leche entera
  • 250g de caster sugar (para ver que es puedes pinchar aquí.)
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 huevos L

Preparación en mi KA:

  • Precalentamos el horno a 180ºC .
  • Engrasamos un molde redondo rígido de 26 cm.
  • En un bol tamizamos la harina y reservamos.
  • En un vaso introducimos los líquidos: leche y aceite y reservamos.
  • Batimos los huevos a velocidad 4 (cada uno 2 min, echando el siguiente cuando el anterior esté batido).
  • Añadimos la sal, extracto de vainilla y caster sugar y batimos 2 minutos más a velocidad 4 hasta obtener una mezcla suave.
  • Incorporamos la harina en 2 veces: la mitad de la harina la mezclamos 2 minutos a velocidad 2. Después añadimos  la leche con el aceite que teníamos reservada y batimos 1 minuto a velocidad 2. A continuación incorporamos el resto de la harina batiendo 2 minutos más a velocidad 2.
  • Vertiremos la mezcla en el molde de 26 cm previamente engrasado y horneamos 25 min.
  • Una vez retirado del horno dejamos reposar el bizcocho durante 10 minutos. Pasado este tiempo lo desmoldamos y lo pasaremos a una rejilla.

Ingredientes para el Cheesecake (molde de 23cm):

  • 240ml de leche fresca
  • 4 yemas de huevos L
  • 700g de queso Philadelphia
  • 160g de caster sugar(para ver que es puedes pinchar aquí.)
  • 2 cucharadas de gelatina en polvo (yo usé gelatina Royal). (Para saber más sobre la gelatina puedes pinchar aquí.)
  • 800g de nata fresca espesa (crème fraîche o fresh cream).(Para ver que es puedes pinchar aquí.)
  • 1/4 cucharadita de aroma al gusto para cada capa del cheesecake
  • Colorante del color deseado para cada capa del cheesecake

Preparación en mi KA:

  • Recuperamos el bizcocho de vainilla que habíamos horneado, una vez ya reposado y enfriado por completo. Recortamos los bordes del bizcocho con un cuchillo o con una tijera, concretamente le quitaremos 3cm de diámetro total ( hasta conseguir un diámetro total de 23cm). Lo haremos con cuidado para que quede lo más redondo posible y que no suelte mucha miga de los bordes, aunque este bizcocho y su textura firme es ideal para recortar.
  • Colocaremos el bizcocho ya recortado en un molde desmontable con clip lateral de 23 cm (preferiblemente de silicona para facilitar el desmoldado posterior). Este bizcocho será la base de nuestro cheesecake.
  • Mezclaremos en un bol las yemas con el azúcar y la gelatina en polvo, batiendo todo 1 minuto a velocidad 4. Añadiremos el queso Philadelphia y la leche (con cuidado, salpica!) y batiremos 1/2  minuto más a la misma velocidad. No hay que batir mucho, se trata simplemente de evitar que se formen grumos.
  • Introducimos la mezcla en una olla y calentaremos a fuego lento sin dejar de remover hasta que todo quede derretido pero no hay que dejar hervir.
  • Retiraremos la mezcla del fuego y dejaremos enfriar.
  • Incorporaremos a la mezcla anterior una vez enfriada la nata fresca removiendo ligeramente hasta incorporarla bien.
  • Dividiremos la mezcla obtenida en 5 partes iguales (a mí me salieron 5 partes de 380g cada una), colocando cada masa en su correspondiente bol.
  • Añadiremos en cada bol 1/4 cucharadita del aroma elegido, y a continuación introduciremos el colorante de color deseado en cada bol. Mezclaremos bien con una cuchara para que quede bien repartido. Yo hice la siguiente combinación de colores, que distribuí en la tarta de arriba hacia abajo así: aroma de limón con colorante amarillo, aroma de naranja con colorante naranja, aroma de menta con colorante verde, aroma de fresa con colorante lila y colorante rosa con una cucharadita de pasta de frambuesa, pues no tenía más aromas que me cuadrasen con esas tonalidades.
  • Vertiremos el contenido del bol del color que hayamos elegido como capa inferior (en mi caso la rosa), moveremos ligeramente el molde para que se extienda bien sobre el bizcocho y dejaremos enfriar en el congelador 15minutos. Pasado este tiempo iremos añadiendo el contenido del resto de bols, enfriando cada capa en el congelador 15minutos.
  • Una vez haya cuajado la capa superior introduciremos la tarta en la nevera dejando reposar un mínimo de 3 horas antes de probarla.

Notas:

  • El bizcocho de vainilla puede hornearse en el molde que elijais o que tengais en casa. Una vez horneado, antes de pasarlo al molde definitivo del cheesecake podeis recortarlo con una lira o con un cuchillo para aplanarlo si fuera necesario (yo recorté un trozo con un cuchillo de sierra para que el bizcocho no tuviera excesiva altura respecto a las capas de color, pero este paso es opcional).
  • Esta receta requiere obligatoriamente 2 moldes, pues si usáramos el mismo para todo no podríamos recortar los bordes del bizcocho de vainilla, lo cual afearía claramente la tarta ya que el «sponge cake» horneado adopta normalmente un tono marrón oscuro que no ligaría para nada con el efecto arcoiris que queremos conseguir. Aunque podeis elegir los moldes que querais, uno siempre tendrá que tener un diámetro algo mayor que el otro. Para el montaje final del cheesecake yo usé un molde de silicona de Lékué fantástico que he usado en alguna ocasión para recetas saladas como quiches. Creo que es ideal para un cheesecake porque me parece mucho más limpio el desmoldado que con un molde metálico, y la base de cerámica aporta la solidez necesaria para que quede bien  nivelado a pesar de las paredes de silicona flexibles. Podeis comprar el molde que yo usé aquí.
  • Aunque según la receta original a las 3horas ya podríamos probar la tarta, yo esperé más de 24h. El cheese cake es una tarta delicada en cuanto al corte, y os recomiendo no ser impacientes y esperar mejor de un día para otro para poder realizar un corte limpio como el de las fotografías del post.

La tarta quedó muy suave y ahora que el verano termina con esta tarta podreis poner a vuestra mesa un toque de color.

El corte es precioso, y muestra perfectamente la gradación de colores que en este caso elegí yo

Lo cierto es que le habría hecho miles de fotos a esta tarta, porque es encantadora… Pero para no aburriros con la galería fotográfica que le dediqué os dejo un par de fotitos más… Que conste que he hecho una selección! 😀

¿A que uno no se cansa de fotografiarla?

Rainbow cheesecake

Un cheesecake multicolor precioso

Cuando vi la receta del cheesecake del post de hoy supe que tenía que hacerla. La idea de hacer un rainbow cake con queso me pareció muy original. Y es que me chiflan los  tonos arcoiris :). La consistencia de la tarta es muy suave y cada capa tiene un sabor distinto ya que está aromatizada en función del color. La elaboración de esta tarta hay que dividirla en dos partes: elaborar la base y elaborar el cheesecake propiamente dicho, para lo cual necesitaremos 2 moldes distintos.

A mayor aumento detalle del bonito colorido

La base de la tarta es una receta de un «sponge cake», un bizcocho originario de Reino Unido que sirve como base para realizar otras tartas o simplemente puede comerse solo. Típicamente un «sponge cake» no lleva coberturas ni frostings cuando se toma sólo, únicamente se puede espolvorear por encima un poco de azúcar glas. La receta del bizcocho que sirve como base de la tarta y la receta del cheesecake son del blog de bake-a-boo. Yo lo hice todo duplicando cantidades, pues quería un tamaño mayor al de su receta por lo que los tamaños de cada molde son distintos a los de la receta original.

Ingredientes para el Vanilla Sponge Cake (molde de 26cm):

  • 200g de harina
  • 44g de aceite de oliva virgen
  • 44g de leche entera
  • 250g de caster sugar (para ver que es puedes pinchar aquí.)
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 huevos L

Preparación en mi KA:

  • Precalentamos el horno a 180ºC .
  • Engrasamos un molde redondo rígido de 26 cm.
  • En un bol tamizamos la harina y reservamos.
  • En un vaso introducimos los líquidos: leche y aceite y reservamos.
  • Batimos los huevos a velocidad 4 (cada uno 2 min, echando el siguiente cuando el anterior esté batido).
  • Añadimos la sal, extracto de vainilla y caster sugar y batimos 2 minutos más a velocidad 4 hasta obtener una mezcla suave.
  • Incorporamos la harina en 2 veces: la mitad de la harina la mezclamos 2 minutos a velocidad 2. Después añadimos  la leche con el aceite que teníamos reservada y batimos 1 minuto a velocidad 2. A continuación incorporamos el resto de la harina batiendo 2 minutos más a velocidad 2.
  • Vertiremos la mezcla en el molde de 26 cm previamente engrasado y horneamos 25 min.
  • Una vez retirado del horno dejamos reposar el bizcocho durante 10 minutos. Pasado este tiempo lo desmoldamos y lo pasaremos a una rejilla.

Ingredientes para el Cheesecake (molde de 23cm):

  • 240ml de leche fresca
  • 4 yemas de huevos L
  • 700g de queso Philadelphia
  • 160g de caster sugar(para ver que es puedes pinchar aquí.)
  • 2 cucharadas de gelatina en polvo (yo usé gelatina Royal). (Para saber más sobre la gelatina puedes pinchar aquí.)
  • 800g de nata fresca espesa (crème fraîche o fresh cream).(Para ver que es puedes pinchar aquí.)
  • 1/4 cucharadita de aroma al gusto para cada capa del cheesecake
  • Colorante del color deseado para cada capa del cheesecake

Preparación en mi KA:

  • Recuperamos el bizcocho de vainilla que habíamos horneado, una vez ya reposado y enfriado por completo. Recortamos los bordes del bizcocho con un cuchillo o con una tijera, concretamente le quitaremos 3cm de diámetro total ( hasta conseguir un diámetro total de 23cm). Lo haremos con cuidado para que quede lo más redondo posible y que no suelte mucha miga de los bordes, aunque este bizcocho y su textura firme es ideal para recortar.
  • Colocaremos el bizcocho ya recortado en un molde desmontable con clip lateral de 23 cm (preferiblemente de silicona para facilitar el desmoldado posterior). Este bizcocho será la base de nuestro cheesecake.
  • Mezclaremos en un bol las yemas con el azúcar y la gelatina en polvo, batiendo todo 1 minuto a velocidad 4. Añadiremos el queso Philadelphia y la leche (con cuidado, salpica!) y batiremos 1/2  minuto más a la misma velocidad. No hay que batir mucho, se trata simplemente de evitar que se formen grumos.
  • Introducimos la mezcla en una olla y calentaremos a fuego lento sin dejar de remover hasta que todo quede derretido pero no hay que dejar hervir.
  • Retiraremos la mezcla del fuego y dejaremos enfriar.
  • Incorporaremos a la mezcla anterior una vez enfriada la nata fresca removiendo ligeramente hasta incorporarla bien.
  • Dividiremos la mezcla obtenida en 5 partes iguales (a mí me salieron 5 partes de 380g cada una), colocando cada masa en su correspondiente bol.
  • Añadiremos en cada bol 1/4 cucharadita del aroma elegido, y a continuación introduciremos el colorante de color deseado en cada bol. Mezclaremos bien con una cuchara para que quede bien repartido. Yo hice la siguiente combinación de colores, que distribuí en la tarta de arriba hacia abajo así: aroma de limón con colorante amarillo, aroma de naranja con colorante naranja, aroma de menta con colorante verde, aroma de fresa con colorante lila y colorante rosa con una cucharadita de pasta de frambuesa, pues no tenía más aromas que me cuadrasen con esas tonalidades.
  • Vertiremos el contenido del bol del color que hayamos elegido como capa inferior (en mi caso la rosa), moveremos ligeramente el molde para que se extienda bien sobre el bizcocho y dejaremos enfriar en el congelador 15minutos. Pasado este tiempo iremos añadiendo el contenido del resto de bols, enfriando cada capa en el congelador 15minutos.
  • Una vez haya cuajado la capa superior introduciremos la tarta en la nevera dejando reposar un mínimo de 3 horas antes de probarla.

Notas:

  • El bizcocho de vainilla puede hornearse en el molde que elijais o que tengais en casa. Una vez horneado, antes de pasarlo al molde definitivo del cheesecake podeis recortarlo con una lira o con un cuchillo para aplanarlo si fuera necesario (yo recorté un trozo con un cuchillo de sierra para que el bizcocho no tuviera excesiva altura respecto a las capas de color, pero este paso es opcional).
  • Esta receta requiere obligatoriamente 2 moldes, pues si usáramos el mismo para todo no podríamos recortar los bordes del bizcocho de vainilla, lo cual afearía claramente la tarta ya que el «sponge cake» horneado adopta normalmente un tono marrón oscuro que no ligaría para nada con el efecto arcoiris que queremos conseguir. Aunque podeis elegir los moldes que querais, uno siempre tendrá que tener un diámetro algo mayor que el otro. Para el montaje final del cheesecake yo usé un molde de silicona de Lékué fantástico que he usado en alguna ocasión para recetas saladas como quiches. Creo que es ideal para un cheesecake porque me parece mucho más limpio el desmoldado que con un molde metálico, y la base de cerámica aporta la solidez necesaria para que quede bien  nivelado a pesar de las paredes de silicona flexibles. Podeis comprar el molde que yo usé aquí.
  • Aunque según la receta original a las 3horas ya podríamos probar la tarta, yo esperé más de 24h. El cheese cake es una tarta delicada en cuanto al corte, y os recomiendo no ser impacientes y esperar mejor de un día para otro para poder realizar un corte limpio como el de las fotografías del post.

La tarta quedó muy suave y ahora que el verano termina con esta tarta podreis poner a vuestra mesa un toque de color.

El corte es precioso, y muestra perfectamente la gradación de colores que en este caso elegí yo

Lo cierto es que le habría hecho miles de fotos a esta tarta, porque es encantadora… Pero para no aburriros con la galería fotográfica que le dediqué os dejo un par de fotitos más… Que conste que he hecho una selección! 😀

¿A que uno no se cansa de fotografiarla?


Imprimir Receta

¿Te gusta esta receta? Compartir con sus amigos!


8 Comentarios

  1. Tània - 2 septiembre, 2012, 23:04 -

    Marta , quina preciositat de pastís!!

    Responder a este comentario
  2. Isabel - 4 septiembre, 2012, 14:40 -

    Hola Marta! Esta tarta quedo barbara!Me encanta este efecto arcoiris en una tarta de queso!Vos sos una maestra repostera! Aprendo mucho con vos! Felicitaciones.Isa

    Responder a este comentario
  3. Ana - 10 septiembre, 2012, 20:30 -

    Hola Marta!!! Es preciosa!!! Una preguntilla…que colorantes se usan en este tipo de tartas???

    Responder a este comentario
    • Marta J - 11 septiembre, 2012, 00:58 -

      Hola Ana, para este cheesecake puedes utilizar cualquier colorante conocido que sea de tipo GEL. Yo utilicé de la marca Wilton, valdría cualquier otro (Sugarflair,Americolor…) salvo los típicos del supermercado de la marca Vahiné, que son demasiado líquidos y podrían alterar la consistencia de las capas de la tarta. Un saludo,
      Marta

      Responder a este comentario
  4. Kathy - 31 enero, 2013, 16:50 -

    Beautiful. I have to try this one. Kathy

    Responder a este comentario
  5. irl@nd@ - 1 febrero, 2013, 03:36 -

    hola que tal, soy de Mexico y acabo de dar con su sitio y simplemente me encanto, y al ver esta receta ni que decir que me encataria prepararla pero desconozco lo que son: «caster sugar» y «nata fresca espesa», me encantaria que me ayudaran para encontrar con que otro producto de aca en Mexico puedo intercambiarlos, ojala y puedan ayudarme, gracias……

    Responder a este comentario
    • Marta J - 1 febrero, 2013, 07:34 -

      Hola, muchas gracias x tus comentarios.
      El caster sugar es un tipo de azucar algo mas fino del habitual, sin llegar a ser azucar glass. n
      No obstante para esta receta pienso que podrias usar azucar normal.
      La nata fresca tambien se denomina creme freiche. Aporta una textura especial a losmpostres por su cremosidad. desconozco porque podrias sustituirla.
      Aqui tienes un par de enlaces de mi blog donde encontraras mas detalles de ambos ingredientes:

      http://www.undolcunivers.com/2012/07/14.html
      http://www.undolcunivers.com/2012/04/47.html
      A ver si tienes suerte!
      Un bso
      marta

      Responder a este comentario
      • irl@nd@ - 7 febrero, 2013, 17:41 -

        muchas gracia Marta por tu respuesta y pues seguire buscando algun ingrediente parecido a la nata fresca para poder hacer esta deliciosa receta que simplemente me encanto, ya quiero probarla, saluditos……

        Responder a este comentario

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2012 Un Dolç Univers. producido por Tenerife Blogger.